Tecnología

🚀 Viajar al Año 3000 [ 🎬 DOCUMENTAL ]

Desde hoy hasta el año 3000: ¡adentrémonos en el futuro!

¿Qué nos depara el futuro? ¿Qué será de este planeta y sus habitantes en los siglos venideros? Vivimos en un período histórico que a veces parece el preludio de algo verdaderamente notable o terriblemente nefasto que está a punto de ocurrir.

Este cautivador vídeo pretende descifrar las señales e intentar construir escenarios plausibles a partir de la casi nada que tenemos en nuestras manos hoy en día. Como siempre, serán los descubrimientos científicos los que lideren la danza del cambio, mientras que los filósofos, escritores, políticos y todos los demás tendrán la aparentemente trivial tarea de contener, describir y guiar.

Antes de embarcarnos en nuestro viaje a través del tiempo, permítanme afirmar lo obvio: ¡Nadie conoce el futuro! Numerosos factores micro y macro podrían alterar esta trayectoria: guerras mundiales, pandemias, cambios sociales inimaginables o desastres climáticos. Sin embargo, nos ponemos en marcha. Y lo hacemos hablando de las décadas restantes del siglo que estamos viviendo ahora mismo.

El documental:

Viajar al Año 3000:

De todas las tecnologías emergentes del siglo XXI, la inteligencia artificial será, sin duda, la que tenga el mayor impacto. En la década de 2020, la IA ya había alcanzado un nivel de sofisticación comparable a las capacidades humanas, tanto en las conversaciones de los chatbots como en otros modelos lingüísticos.

Sin embargo, para mediados de siglo, desarrollos aún más significativos conducirán a transformaciones sociales capaces de perturbar la vida de miles de millones de personas.

Por ejemplo, la automatización de muchos trabajos tradicionales provocará un aumento del desempleo tecnológico y una creciente demanda de reformas del bienestar, como la renta universal garantizada.

El descenso de las tasas de fertilidad y la prolongación de la esperanza de vida crearán un desequilibrio creciente entre trabajadores y jubilados. Además, la inmigración seguirá siendo un reto, con una necesidad urgente de atraer más trabajadores extranjeros al tiempo que se controla el ya masivo número de refugiados económicos.

Además de los avances médicos para revertir el envejecimiento biológico, otros hitos reseñables de este siglo serán el aterrizaje humano en Marte y la primera detección de una firma biológica en un exoplaneta.

Pero echemos un vistazo más de cerca a algunos de los eventos más significativos que, en nuestra opinión, podrían ocurrir, aunque no se desarrollen en el orden o año exactos que indicamos en nuestras predicciones.

2030. El Telescopio Extremadamente Grande está plenamente operativo.

Finalmente completado e inaugurado, este telescopio, con su extraordinario espejo de 39 metros de diámetro, tendrá un impacto de gran alcance en el conocimiento astronómico. Está previsto que revolucione nuestra comprensión aún más que el Telescopio Espacial James Webb, que costó diez veces más.

Construido en los Andes chilenos por el Observatorio Europeo Austral, tendrá la potencia de capturar directamente imágenes de exoplanetas, profundizar en sus atmósferas y potencialmente detectar signos de agua y moléculas orgánicas en discos protoplanetarios alrededor de estrellas distantes.

2031. La Estación Espacial Internacional es desorbitada.

Después de entrar en servicio en noviembre de 2000, la ISS había acumulado un significativo desgaste por la radiación solar y los efectos implacables de las temperaturas extremas.

Con su entorno de microgravedad, la Estación ha dado lugar a avances en diversos ámbitos, desde la medicina y la biotecnología hasta la ciencia de los materiales. Ha sido fundamental para monitorizar los ecosistemas de la Tierra y responder a las catástrofes naturales en tiempo real.

Además, ha servido como plataforma para probar futuras tecnologías de naves espaciales y comprender los impactos a largo plazo de los viajes espaciales en la salud humana, crucial para allanar el camino para la exploración humana de nuestro Sistema Solar.

2035. El consumo de carne cultivada en laboratorio está ganando terreno rápidamente.

Ya en la década de 2020, los avances en el campo de la ingeniería de tejidos biológicos permitieron el cultivo de carne sintética a partir de células animales individuales. Tras años de refinamiento y pruebas, ahora existe una amplia gama de productos cárnicos disponibles, lo que impulsa un mercado en rápido crecimiento.

La carne cultivada en laboratorio ofrece una serie de ventajas, ya que se produce sin infligir daños o crueldad a los animales y requiere cantidades sustancialmente menores de agua y energía para su producción, lo que da como resultado una huella ambiental significativamente menor.

2036. En un logro muy retrasado, el 4 de julio de 2036, los humanos aterrizaron en Marte.

La misión Humanity, que ha viajado durante 10 meses, permanecerá en la superficie del planeta rojo durante tres meses antes de regresar a la Tierra el 18 de diciembre de 2037.

2037. La población mundial alcanza los 9.000 millones de habitantes.

Durante la mayor parte de la historia humana, caracterizada por vidas a menudo duras y breves, la población mundial se mantuvo por debajo de los 100 millones. Sin embargo, la era moderna ha traído consigo mejoras sin precedentes en la salud, los ingresos personales y el nivel de vida general.

Sorprendentemente, en poco más de un siglo, entre 1805 y 1925, el número de personas en el planeta se duplicó, pasando de mil millones a dos mil millones. El siguiente millardo tomó solo 35 años en alcanzarse, y el siguiente mil millones tomó solo 14 años. Las predicciones indican un pico de 11 mil millones para 2050, seguido de un declive gradual. Mientras tanto, el planeta ya habrá sufrido estragos ambientales sustanciales.

2038. Las víctimas de accidentes aéreos se redujeron a cero.

Además del crecimiento sustancial en el número de pasajeros, la industria de la aviación ha experimentado importantes mejoras de seguridad. Las principales aerolíneas están ahora al borde de perfeccionar sus registros de vuelo, con incidentes y accidentes casi erradicados.

Las muertes en la aviación comercial alcanzaron su punto máximo durante la década de 1970, con casi 3000 víctimas mortales al año.

2041. La energía de fusión se acerca a la disponibilidad comercial.

Un prototipo de reactor de fusión comercial está a punto de entrar en funcionamiento. Se han abordado desafíos como contener el plasma a altas temperaturas, mantener una densidad suficiente de iones que reaccionan y capturar neutrones de alta energía sin dañar las paredes del reactor.

Construido durante la década de 2030 y principios de la de 2040, el reactor ahora está cerca de alcanzar la perfección. Se espera que en la última parte de esta década genere una potencia constante de 2 gigavatios, lo que marcará la primera instancia de energía de fusión comercialmente viable.

2042. Las supercomputadoras son mil veces más potentes que las de 2023.

Las máquinas más rápidas están alcanzando velocidades de 10 elevado a 21 operaciones de punto flotante por segundo, lo que reduce drásticamente el tiempo requerido para simulaciones astrofísicas complejas.

Este poder es fundamental para estudiar fenómenos como agujeros negros, fusiones de estrellas de neutrones y explosiones de supernovas.

2045. Un punto de inflexión para las interacciones humano-inteligencia artificial.

Este año marca la realización de la llamada \»singularidad tecnológica\», postulada por el futurista Ray Kurzweil en 2008.

Los robots se han vuelto omnipresentes en todos los entornos de trabajo, con robots bípedos humanoides en aumento exponencial, particularmente en hogares y entornos interiores. La inteligencia artificial, que comenzó a fusionarse con la inteligencia humana en el siglo anterior, ahora la supera, alcanzando niveles completamente nuevos de capacidades cognitivas e intelectuales.

Las decisiones de alto nivel de los gobiernos y las corporaciones ahora están guiadas predominantemente por estas máquinas inteligentes, que supervisan un vasto personal virtual, robots y otros sistemas automatizados.

2049.

Establecimiento de la primera base lunar permanente. En la segunda mitad de esta década, las agencias espaciales gubernamentales y las empresas privadas han creado una presencia humana duradera en la Luna.

Este importante hito se produce en un período marcado por importantes avances tecnológicos y una mayor comercialización de los viajes espaciales. La base, inicialmente dominada por Estados Unidos, se ha convertido en una \»aldea global\» abierta a todas las naciones espaciales.

2051.

Descubrimiento de vida en un exoplaneta. Hacia finales de la década de 2040, el enorme volumen de datos recopilados por los telescopios, combinado con métodos revolucionarios de análisis, conduce a un descubrimiento profundo.

Con la ayuda de la inteligencia artificial y principalmente del telescopio europeo de 39 metros, se confirma por primera vez la evidencia concluyente de actividad biológica en un exoplaneta.

2067.

Emergencia de la primera generación de naves espaciales propulsadas por antimateria. Estas naves utilizan pequeñas partículas de materia que contienen deuterio y tritio, isótopos pesados del hidrógeno, rodeadas de una capa de uranio como \»combustible\».

A continuación, se dispara un haz de antiprotones contra estas partículas. Al colisionar con los núcleos de uranio, los antiprotones se aniquilan, generando una energía significativa que desencadena reacciones de fusión en los isótopos de hidrógeno.

Con este sistema de propulsión, se puede completar un viaje a Júpiter en tan solo cuatro meses utilizando 1,16 gramos de antiprotones. Se llevan a cabo numerosas misiones de prueba tripuladas en todo el sistema solar.

2080.

Los vehículos autónomos dominan las calles. Los rápidos avances en inteligencia artificial, sensores y telecomunicaciones han dado lugar a una nueva generación de coches autónomos.

Estos vehículos son considerablemente más seguros y fiables que sus predecesores, y ahora dominan los principales mercados, especialmente en los países desarrollados. Naturalmente, la infraestructura vial también experimenta una importante aceleración tecnológica.

2090.

La religión se desvanece de la cultura europea. En varias naciones europeas, el número de individuos que se identifican como no creyentes ha aumentado del 30% en 1980 a más del 90%. En Estados Unidos, el declive del sentimiento religioso es más moderado, pero sigue siendo significativo.

2099.

Consideración de la terraformación de Marte. A medida que los viajes espaciales se vuelven cada vez más rentables (ahora solo unos céntimos por kilogramo de carga) y los viajes interplanetarios son relativamente rutinarios, se están elaborando planes serios para la transformación de Marte, con el objetivo final de hacerlo habitable para los humanos.

La cuestión de quién debe controlar Marte y sus recursos se convirtió en un tema de amplios debates y especulaciones durante este período.

Siglo 22.

En este tumultuoso período, los desarrollos en el espacio incluyen numerosos asentamientos permanentes en la Luna y Marte, viajes tripulados regulares a los gigantes gaseosos, operaciones masivas de minería de asteroides y varias sondas interestelares.

El turismo espacial florece y los viajes a las superficies de la Luna y otros cuerpos celestes se vuelven relativamente comunes. Durante esta época, los robots juegan un papel fundamental en la sociedad de muchas maneras.

Algunos de los modelos más avanzados se vuelven tan realistas e inteligentes que constituyen efectivamente un nuevo segmento de la población, que hace progresos en su estatus legal y obtiene derechos de personalidad.

2130.

Alrededor de esta época, los humanos comienzan a integrarse con la tecnología de formas cada vez más sofisticadas para interactuar mejor con la inteligencia artificial.

Los dispositivos altamente compactos se vuelven implantables e integrados en el cuerpo humano, incluso en el propio cerebro, capaces de monitorear y tratar enfermedades, mejorar los sentidos y proporcionar entretenimiento o comunicación de formas que antes eran imposibles.

Esta nueva forma de mejora corporal, conocida como transhumanismo, conduce a la formación de nuevas clases sociales.

2132.

En los Juegos Olímpicos de Islamabad, se rompen docenas de récords mundiales.
Erupciona la controversia sobre la participación de atletas con mejoras biotecnológicas, los llamados \»transhumanos\».

2137.

Después de 22 años de construcción, un ascensor espacial que conecta la superficie de la Tierra con la órbita geoestacionaria entra en funcionamiento frente a la costa de la Guayana Francesa, en una gran plataforma oceánica móvil.

Todo el sistema se basa en colocar un vehículo espacial en órbita geoestacionaria (a 35.786 kilómetros sobre el ecuador) capaz de mantener un cable tenso, que se extiende hacia la Tierra y está anclado a la estación de partida.

Una cabina de carga asciende por este cable, capaz de transportar varias toneladas de material a la órbita de una vez. Como la mayoría de las formas de transporte e infraestructuras de finales del siglo 21, el ascensor espacial está controlado por inteligencia artificial, que monitorea y mantiene constantemente la estructura.

Si es necesario, se pueden enviar robots para resolver problemas del cable u otros componentes, desde el nivel del suelo hasta el vacío frío del espacio.

Las personas y las mercancías pueden elevarse a la órbita a costos significativamente reducidos en comparación con los lanzamientos tradicionales. Se pueden elevar más de 1.000 toneladas de material en un solo día, más que el peso de la Estación Espacial Internacional, cuya construcción llevó más de una década a principios de siglo.

Aunque relativamente lento, el ritmo de los viajes espaciales se ha vuelto mucho más suave que con los cohetes convencionales. Una vez que abandonan la atmósfera y alcanzan la altitud deseada, las mercancías o los pasajeros pueden ser transferidos a una nave espacial.

Alternativamente, pueden continuar más allá de la órbita geosíncrona en naves que se mueven a velocidades suficientes para escapar de la gravedad del planeta y dirigirse hacia destinos más distantes.

2170. Para este año, hay docenas de asentamientos humanos en la Luna.

En la segunda mitad del siglo 21, el advenimiento de los viajes espaciales de bajo costo facilitó el acceso a la Luna y su superficie.

Ahora, casi cien años después de la llegada de esos primeros colonos, el entorno lunar se ha convertido en un hervidero de actividad, con muchos asentamientos construidos principalmente dentro de túneles excavados por la actividad volcánica lunar hace millones de años.

El área afectada por estos asentamientos supera el 7% de toda la superficie lunar, y ya están surgiendo movimientos independentistas de la Tierra.

2180. Ciudades de alta tecnología y automatizadas

Si alguien visitara una ciudad en 2180, se sorprendería de lo limpia y organizada que es. El aire sería tan puro como el del campo antes de la industrialización. Las calles y las aceras estarían impecables, hechas de materiales autolimpiables que incluso pueden reparar el daño.

Los edificios, las ventanas y los tejados serían resistentes a la suciedad, las bacterias, el clima, los grafitis y el vandalismo. Los mismos recubrimientos protectores se utilizarían en el transporte público y los vehículos. Todo en la ciudad parecería nuevo y brillante, siempre en perfectas condiciones.

También habría mucha vegetación, junto con hermosas fuentes, esculturas y otras decoraciones. Las farolas, los postes de telégrafo, las señales, las barreras y otros elementos visuales que una vez adornaron las calles han desaparecido. La iluminación se lograría de forma más discreta, utilizando una combinación de paredes y superficies autoiluminadas.

La electricidad se transmitiría de forma inalámbrica entre edificios, y se utilizarían ampliamente superconductores a temperatura ambiente, lo que permitiría que los vehículos se movieran rápidamente sin raíles ni cables.

Siglo 23. Realidad virtual e inmortalidad

En el siglo 23, lo que antes se llamaba Internet se ha convertido en algo mucho más profundo: para muchas personas, ha reemplazado por completo la realidad física. La ingeniería inversa del cerebro, combinada con la nanotecnología avanzada, permite que las mentes humanas se desprendan por completo y se sumerjan en entornos digitales. Estos mundos virtuales, capaces de existir a velocidades mucho mayores que el tiempo real, ahora ofrecen una forma de inmortalidad.

2230.

Con el desarrollo de la propulsión alimentada por antimateria, las naves espaciales ahora pueden viajar a velocidades relativistas, alcanzando estrellas cercanas en tiempos relativamente cortos.

Muchas misiones de espacio profundo están ahora en curso, incluidos viajes a planetas similares a la Tierra a menos de 10 años luz de distancia. Estas pequeñas sondas no están tripuladas, pero están comandadas por módulos de inteligencia artificial capaces de gobernar todas las etapas de la exploración. Dadas las distancias involucradas, se cree que los primeros resultados no llegarán a la Tierra antes de finales del siglo 25.

2310.

Para el año 2310, alguien calculó que toda la energía natural de la Tierra ahora está capturada y explotada por completo. Este es el requisito principal para que cualquier civilización planetaria sea considerada una \»civilización Tipo 1\» en la escala de Kardashev.

Vastas áreas de tierra, mar y atmósfera se han transformado en una serie de redes eléctricas masivas utilizando tecnologías eólicas, solares, hidroeléctricas y geotérmicas. Además de estas, se aprovechan la fusión y la antimateria, junto con formas completamente nuevas de producción de energía que eran desconocidas para los científicos de siglos anteriores.

2320.

A medida que el enfoque de la humanidad se desplaza más allá de la Tierra, se está produciendo una verdadera fiebre del oro en todo el Sistema Solar. Innumerables maravillas tecnológicas y de ingeniería ahora son posibles en el espacio, con la ayuda del extenso crecimiento de la inteligencia artificial que está dominando la gobernanza planetaria e interplanetaria.

Actualmente se están llevando a cabo enormes esfuerzos de colonización. La minería de asteroides domina la economía del Sistema Solar interior, mientras que el hidrógeno y el helio se extraen de los gigantes gaseosos. Los proyectos de terraformación de Marte están en marcha.

2500. Terraformación de Marte abandonada.

En el año 2500, la Organización Mundial de Exploración del Sistema Solar llegó a la conclusión de que la terraformación de planetas como Venus y Marte superaba las capacidades de la tecnología actual.

En su lugar, se optó por una terraformación parcial de la superficie, que implicaba la construcción de grandes cúpulas. La mayoría de los colonos son ahora cyborgs y transhumanos, adaptados desde hace tiempo al entorno marciano.

2600. Limpieza de plástico.

Solo ahora, el plástico y otros residuos producidos desde el siglo 20 están desapareciendo de la biosfera terrestre. Estos materiales causaron un daño increíble al medio ambiente durante su estancia en la Tierra, dañando y matando a millones de aves, peces y otros animales.

2800. Sondas silenciosas.

Ninguna de las cientos de sondas enviadas hace siglos para explorar planetas extrasolares ha regresado a la Tierra, ni se ha recibido ningún mensaje.

3100. La humanidad como civilización tipo 2.

En el año 3100, la humanidad se está convirtiendo en una civilización tipo 2 en la escala de Kardashev. El continuo crecimiento de la inteligencia artificial ha permitido la manipulación de la materia a escalas antes inimaginables.

La estructura más grande que se está construyendo actualmente en el espacio es una esfera de Dyson. Esta cáscara hueca tiene unas proporciones tan inmensas que encierra por completo el Sol, capturando toda su producción de energía solar.

Bajo la dirección de una superinteligencia casi divina, vastos enjambres de naves automatizadas y autorreplicantes la están construyendo, utilizando materiales de varios campos de asteroides y de regiones más distantes como el Cinturón de Kuiper y la Nube de Oort.

Las paredes interiores poseen un campo gravitatorio de 1G y están hechas de estados de la materia completamente nuevos, antes desconocidos para la ciencia. Estos pueden soportar las colosales fuerzas de tensión necesarias para mantener la integridad estructural.

Esta superficie curva increíblemente masiva se está convirtiendo en un hábitat para muchas formas de vida sensible, con secciones terraformadas equipadas con atmósferas, océanos y masas de tierra estables.

Un porcentaje significativo de la población está migrando ahora a estos extraños mundos artificiales. Esto incluye una mezcla diversa de humanos biológicos, así como transhumanos, sintéticos, clones, androides, animales sensibles y otras comunidades.

Sin embargo, increíblemente… aún no llegan noticias de las sondas enviadas a estrellas cercanas en busca de vida. La humanidad parece haberse convertido en una entidad omnipotente, pero como ha hecho durante miles de años, solo puede mirar al cielo y sentir una profunda sensación de soledad…

Te puede interesar:

 

 

Deja un comentario

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba