CienciaTecnología

Dedo robótico cubierto de piel humana viva

La Universidad de Tokio ha construido un dedo robótico articulado que está perfectamente cubierto con piel humana viva.

Los materiales como la silicona no se mueven, doblan, arrugan ni responden a la luz de la misma manera que la piel humana.

Este equipo de investigadores de la Universidad de Tokio, en un artículo publicado recientemente en la revista Matter, detallan un nuevo enfoque para envolver sin problemas un dedo robótico en tejido de piel viva.

Como este este dedo robótico:

Un dedo robótico relativamente simple con tres articulaciones móviles se sumergió primero en una solución compuesta de colágeno, una proteína estructural y fibroblastos dérmicos, el tipo principal de células humanas que se encuentran en el tejido conectivo de la piel y su capa de dermis subsuperficial. Esta solución se encogió y se ajustó firmemente al dedo robótico, creando una base flexible sobre la cual aplicar múltiples capas de queratinocitos epidérmicos, el tipo principal de células humanas que se encuentran en la capa externa de la epidermis de la piel.

También puedes leer: Spot, el perro robot y los drones vigilan las calles de Pompeya [VÍDEO]

La capa externa de queratinocitos epidérmicos no solo le dio al dedo robótico una textura similar a la de la piel (menos melanina y el efecto que tiene la sangre en su apariencia), sino que también exhibió suficiente fuerza y ​​elasticidad para adaptarse firmemente a la forma cambiante del dedo robótico sin desgarrarlo y dado que la epidermis del dedo se creó en un proceso que no resultó en costuras, como la piel humana real, es completamente impermeable: una gran ventaja para los robots cuyos componentes electrónicos y mecánicos ocultos en el interior no son aptos para el agua.

La otra ventaja de usar piel humana real es que puede sanar y, a menudo, no deja señales del daño posterior. Los investigadores dañaron deliberadamente la piel del dedo, algo que sucederá con regularidad cuando los robots humanoides aprendan a navegar con seguridad por el mundo. Pudieron curar la herida cubriéndola con un “vendaje” de colágeno. Permitió que la piel continuara doblándose y flexionándose de forma natural después sin más daños.

Sin embargo, esta investigación es solo el primer paso hacia la creación de bots humanoides creíbles. La capa de piel humana que cubre el dedo es mucho menos duradera que la piel humana natural. El robot no puede proporcionarle un suministro constante de nutrientes que le permitan crecer y regenerarse. Como resultado, no dura mucho, pero los investigadores esperan mejorar su longevidad con iteraciones futuras que incorporen estructuras y funcionalidades más complejas.

Deja un comentario

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba