ActualidadCiencia

La sonda Solar Orbiter muestra el Sol como nunca

En su primer acercamiento importante al Sol, el Solar Orbiter nos ha enviado una colección de imágenes y vídeos sorprendentes. Desde poderosas erupciones que emergen de su caliente atmósfera hasta un curioso «erizo» solar. Y esto es solo el comienzo, ya que la misión dirigida por la ESA y la NASA está dando sus primeros pasos.

Según explica la Agencia Espacial Europea, el satélite científico, que fue lanzado al espacio el 10 de febrero de 2020, alcanzó el perihelio de la estrella de nuestro sistema solar el 26 de marzo y durante varios días capturó parte de las imágenes que se publicaron recientemente. La demora se debió a que el envío y procesamiento de los datos ha tardado semanas.

Solar Orbiter de visita por el perihelio

Ubicarse a 48 millones de kilómetros del Sol tiene ventajas, como la de obtener la galería de imágenes, pero también sus riesgos. El Solar Orbiter, que se encontraba dentro de la órbita de Mercurio, debió resistir altas temperaturas (su escudo térmico alcanzó los 500 grados centígrados) y hacer frente a erupciones solares.

Afortunadamente, el satélite estaba completamente preparado para estos desafíos. Tiene un sofisticado sistema térmico de titanio y fibra de carbono, y diez instrumentos científicos (seis telescopios de detección remota y cuatro instrumentos in situ) diseñados para proporcionar una «visión sin precedentes de cómo funciona el Sol«.

También puedes leer: ¿Existe el Planeta X en el Sistema Solar? [VÍDEO]

Mientras que el primer grupo de instrumentos observa a nuestro satélite y su atmósfera extendida (es decir la corona, que en diciembre recibió la «visita» de la sonda Parker de la NASA), el segundo mide las partículas que circulan alrededor del satélite. Es decir el viento solar y sus campos eléctricos y magnéticos.

¿Detectamos un «erizo» solar?

Algunas de las imágenes compartidas por la ESA nos muestran un «erizo» solar. Esta intrigante característica de nuestra estrella ha sido apodada así debido a su gran cantidad de picos de gas caliente que se extienden en todas las direcciones. Y no se trata de un fenómeno sutil: se extiende 25.000 kilómetros, lo que lo hace alrededor del doble del diámetro de la Tierra.

También podemos observar poderosas erupciones que tienen lugar en la corona del sol a través de las capas atmosféricas inferiores, y privilegiadas vistas de los polos solares. Lo que sigue es un gran desafío de los científicos. Más allá de la belleza de estas imágenes, deben abocarse a entender en detalle lo que están viendo.

Este desafío responde al principal objetivo de Solar Orbiter, que es explorar la conexión entre el Sol y la heliosfera. Para llevar a cabo este estudio, el satélite se acercará a nuestra estrella cada cinco meses y capturará datos con sus instrumentos. Sin embargo, analizar la información obtenida no será tarea fácil.

Durante el breve acercamiento del 26 de marzo, Solar Orbiter detectó una enorme cantidad de actividad solar. Eso se tradujo en una enorme cantidad de datos deben ser comparados con los de misiones pasadas para identificar si antes habíamos visto algo parecido.

Deja un comentario

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba