Ciencia

Las plantas pueden crecer en suelo lunar [VÍDEO]

Científicos han conseguido germinar plantas usando suelo lunar obtenido durante las misiones Apolo de la NASA. Pero, a juzgar por los resultados, va a ser muy poco probable que podamos tener cultivos en la Luna en bastante tiempo.

Los resultados del experimento acaban de publicarse en Communications Biology y muestran que el crecimiento de plantas (una planta con flor llamada Arabidopsis thaliana) es posible en regolito lunar.

Si lo piensas bien, las implicaciones son enormes”, explican los autores del estudio, adscritos a la Universidad de Florida. “La vida terrestre es posible en la Luna. Para los eventuales astronautas viviendo allí, las plantas pueden añadir un soporte vital del que hasta ahora solo podíamos especular

A continuación el vídeo:

Como explican en su estudio, el regolito lunar no se parece en nada a la tierra que tenemos en nuestro planeta. Es áspero, abrasivo, y carece de compuestos orgánicos. Para hacer las cosas peores, el terreno lunar tiene ciertas reacciones químicas como las asociadas al hierro que no están presentes en la tierra. Además está saturado de diminutos cristales volcánicos. Eso por no mencionar que las condiciones en la superficie lunar implican una atmósfera casi inexistente y fuerte bombardeo de radiación.

¿Como crecen las plantas?:

Las plantas crecen en este suelo, sí, pero no es que lo hagan muy bien. Los especímenes de Arabidopsis thaliana mostraron no pocos signos de estrés incluyendo crecimiento lento, poco volumen y decoloración. El equipo, que incluye al horticultor del Instituto de Alimentos y Ciencias de la Agricultura Robert Ferl, cree que es necesario investigar más si algún día queremos plantar cosechas en la Luna usando solo recursos locales. La Horticultora Anna-Lisa Paul y el geólogo Stephen Elardo, coautores del estudio, se muestran de acuerdo.

También puedes leer: La NASA enviará dos maniquíes a la luna para comprobar los niveles de radiación

Es entendible la excitación por la idea de hacer crecer plantas en la Luna. Las plantas producen oxígeno y almidón al mismo tiempo que absorben dióxido de carbono y agua reciclada. “Son un complemento imprescindible para el soporte vital aquí en la Tierra y es probable que lo sean sobre cualquier otro planeta al que lleguemos”, explican los autores.

La misión Apolo:

Las muestras de regolito proceden de las misiones Apolo 11, 12 y 17, y no ha sido fácil hacerse con ellas. El equipo las solicitó tres veces a lo largo de los últimos 11 años hasta que la NASA finalmente escuchó la petición y les prestó 12 gramos para el experimento. En todo este tiempo, los investigadores estuvieron trabajando con suelo lunar simulado para tratar de determinar la cantidad mínima de suelo real que iban a necesitar para el experimento. El material simulado, llamado JSC-1A ha sido crucial como sustrato de control para comparar.

Una vez pudimos determinar la cantidad mínima de regolito con la que podíamos trabajar (un gramo por planta) pudimos saber qué cantidad debíamos pedir. Para que las conclusiones del estudio fueran sólidas necesitábamos cuatro plantas por cada muestra lunar”.

No todas las muestras recibidas eran iguales. Las de la misión Apolo 11 fueron tomadas de la superficie y estuvieron expuestas a radiación. Las de las misiones Apolo 12 y 17 proceden de pequeñas prospecciones a mayor profundidad. El equipo también usó ceniza volcánica terrestre como grupo de control.

La razón por la que usaron la Arabidopsis thaliana:

La Arabidopsis thaliana es una planta de sobra conocida cuyo genoma está secuenciado y cuyas funciones han sido estudiadas en su mayor parte. Esto permitió a los investigadores examinar qué genes de la planta son los que la han permitido adaptarse fisiológicamente al suelo lunar. El pequeño tamaño de la planta la hacía también apta para ser cultivada en muestras de sedimento muy pequeñas.

Todas las muestras de suelo lunar sirvieron para germinar, aunque lo hicieron más lentamente, con raíces y hojas más pequeñas, y con manchas de color rojizo y negro en ellas. Todos estos son signos de estrés durante el crecimiento.

Los investigadores también examinaron los ratios en los que las plantas expresaron genes relacionados con el estrés debido a la presencia de metales y compuestos de oxígeno. Las plantas en el sustrato de la Apolo 11 expresaron 465 de estos genes, mientras que las de las misiones 12 y 17 expresaron 265 y 117 de estos genes respectivamente. Esto demuestra que el regolito superficial es menos apto para el cultivo que aquel obtenido a mayor profundidad.

Preguntados sobre las posibles técnicas agrarias que podrían mitigar este estrés derivado del cultivo sobre suelo lunar, los investigadores explicaron: “Nuestro estudio sugiere que para poder cultivar plantas comestibles se podría acondicionar el suelo cultivando en él varias generaciones de plantas así como filtrándolo usando agua.”

Uno de los objetivos de las futuras misiones Artemis es establecer una presencia permanente en la Luna. Este nuevo estudio será de vital importancia para lograr hacer realidad ese sueño.

Deja un comentario

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba